lunes, 17 de noviembre de 2014

Manifesto.

Me declaro

acérrimo

ateo

militante

de todo tipo de culto.

Sea
Milenario,
tradicional,
o contemporáneo.

De ese dogma sacro
de omnipotentes dictadores mágicos,
del arte
o del amor.

Me niego a venerar
cualquier espejismo,
que usemos para calmar
la tormenta que llevamos dentro.

Cualquier ilusión vana
que vestimos con velos de seda
para no sentir el hambre
que nos carcome las costillas.

Prefiero creer

en el fuego,

que pese al viento,
sobrevive rabioso
resguardado profundo
en una cueva del alma.

Ese fuego

que conforta,
que crea,
que nos abrazaba de pequeños.

Que cuando el mundo
se nos vino encima
con sus huracanes mezquinos
lo creímos extinto.

En un abrir y cerrar de ojos.

Y sin embargo,
cuando el rayo
nos descerrajó el pecho,

nos incrustó una braza,

Que nos late,

inamovible,


en el alma.

sábado, 17 de mayo de 2014

¡ATENCIÓN! ¡ATENCIÓN!


¡ATENCIÓN! ¡ATENCIÓN! 
¡SON UNA MISMA COSA
CURA,  MILICO Y PATRÓN!

Ah no, eso no era, ¡pero no importa! ¡Tenedlo presente igual mis prencesxs!
Tenedlo en cuenta mientras esperan la primera tirada de...


ANHEDONIA.


(advertencia: imágen con fines ilustrativos meramente, o no, usar con discreción, puede causar diversos tipos de cáncer, el alcohol al volante mata, pero algunos manejan mejor asi, la pala es un vicio mesquino, fue un mensaje del ministerio de extensión del interior de urbanidad de la municipalidad de Chivilcoy)

Así es, la excresión  materializada en papel, más precisamente a modo de fanzine,
de todas esas retorcidas y tiernas estrofas a las que estan ya acostumbrados,
junto con las ilustraciones de Yamel Cavassa que les van a volar la peluca (se recomienda discresión si se consume con ácido), todo de la mano editora de Ludmila Gerstner (que verdaderamente nos salvo las papas).

Asique ¡ya saben! Esten atentos porque proximamente estarán pudiendo disfrutar (o sufrir) de lo que esperamos sea la primera de una serie de publicaciones. Sigan así de feos. Los adoro. Besitos.

Mr. Ö.

sábado, 29 de marzo de 2014

Normal: dícese acorde a, o que sigue la norma.

Vomito rojizo
Macerado en la pared del baño
Solo para clientes.
Con bermuda no entrás.

Y gorrito tampoco.

La distorsión
Del etanol
El “champán” me pega mal
Pero es gratis, que importa.

Como acallo esas voces
Que me gritan contacto humano,
Vestido de sexo
Y no puedo encontrar,
No puedo encontrar lo que busco.

No importa dónde.

El freno de mano en mi cabeza
No funciona,
Pero si el piloto automático,
Y cada revolución pesa en mi cabeza.

Mátenme ya, o díganme que soy.

Pero por favor, dejen de carcomerme.

martes, 28 de enero de 2014

Cara de pueblo.

Un hombre se esconde en un cuartucho atestado,
entre una pila de discos y una guitarra vieja.
Se mira sonreír hace mucho, aún en los años más negros.

Una mujer disimula su frustración
mirando ideas para decorar su casa.
Le asusta pensar en el futuro.

Un niño acumula litros de incoherencias para no pensar.
Hace años no puede llorar,
una extraña se llevó su última lágrima.
Todavía intenta aprender a hablar.

Una señora espera sentada
junto a la ventana de una casa grande.
Hace tiempo que se nubló,
pero la voz de su nieto todavía hace soplar el viento.

Un joven entra y sale del infierno,
no se permite olvidar el sadismo de un ángel
que se masturbó con su bondad.
Su madre lo ve todo, menos a él.

Un par de hermanos tienen lo que quieren
y aborrecen lo que tienen.
Ella se vacía con los años.
Él duda entre levantar murallas o afilar su lengua.

Una madre crece a la par de su hija.
Su sonrisa la hace más fuerte
que cualquiera que la haya pisado.

Un perro duerme en el patio hace siete años.
Supo cerrar los ojos cuando todo no era tan malo.
Su amo todavía le habla cuando una lágrima lo amenaza.

viernes, 17 de enero de 2014

Incómodamente adormecido.

El tiempo
Pasa
Tan
Pero tan
Lento.

Todo me parece
Tan
Pero Tan
Irreal

Antes rogaba
porque se terminase ya
la calma previa
a la tormenta.

Una tensión insoportable,
más densa
que los primeros calores.

Cuanto más avanzó todo,

más parecía un sueño.

El huracán…
Tan solo no lo sentí.
Ni lo que dejó,
ni lo que se llevó.

Ni dolor, ni nada.

Apenas si lo veo,
aunque sé dónde está
y que es cada cosa.

Todo detrás de un vidrio espejado.
Todo siempre solo, no importa la compañía.


miércoles, 15 de enero de 2014

COLLAGE. TOMA II

¡Qué necesidad de la lumpeneada inaugural!
Ya te da clase de massacre, c’est la institución.
Bajón, pero ¿me pasa con los lumpenes?
Cuidado maleantes de tirar la Eneida.

Hacía rato que dice la canción de la suerte que usar la navaja es ficción.
Prefiero no evolucionen; ¡y citas online!,
¡EXCLUSIVO PARA NACIONES DE LA CONCHA DE SIEMPRE!

Se va para lo del bondi, ¿qué pasa gato?

Se me aplastaron los impuestos para pagar lo anterior.

No te menstruas mucho, te contagiaste de un servicio de Disney World.

- ¿Y las armas?- , decía la musa en la moto, - ¿DÓNDE ESTÁN? - .

Igual logre abrir mi mermelada, será la nostalgia que acá tiene algo.
Mal usada la esencia de las frases. Y te fui.

Tonta la que me da su pollo.
Es triste que no.
Pegalo en tu casa, igualmente ya nos fuimos todos.

Porque mi cumpleaños hasta morir, no.

Si, la invasión de la idea.
Y la muerte trepa en la Pampa rebelde.
El culto del globo es un riesgo a buscar.
Cuando crezca quiero ser un día,
es interesante buscar esos detalles.
Por su ventana, definitivamente no.

A la vecina que ves por 16 pesos, el culo lleno de represión y el nombre de todos los involucrados. Ya te lo dispongan los hados.
No importa, te hizo feliz a vos.

Yo creo que me pasa con los pibes, hoy se puede desligar de la billetera.

Enterarte de la burocracia del proveedor.
Si, la audiencia descerebrada medía más nomás.
Ella usaba a la burocracia del futuro, hoy.

Viste cuando sos el héroe…
Es triste,
estaba mamado,
estaba golpeado,
se habrán quedado con la conclusión de que ser hipster es moda.

Switchin’…
Cerebro ON > OFF

viernes, 3 de enero de 2014

Querer lo que no se puede (Callar lo que se tiene).

Camino,
caminás lindo.
Te dedico cuadras de renglones.

Contás cuervos,
yo te cuento pájaro negro.

Cantás de cristal,
te desafino para mí en cada pieza que conozco.

Te pienso siempre,
pero, a veces, nunca.
Te escribo palabras de silencio.